Peleas de Gallos – Las razas de Gallos de pelea más fuertes

Anuncios publicitarios

Peleas de Gallos – Razas y Entrenamiento.

Las peleas de gallos, son uno de los entretenimientos entre los reyes en la India más antiguo. Generando inclusive disputas por diferencias como consecuencia de las peleas suscitadas entre los contendores animales,  que resultan en disgusto del oponente quien posteriormente en venganza ataca produciendo la muerte.

¿Qué son las peleas de gallos?

Las peleas de gallos son sendos combates sangrientos que se dan entre dos contendores de estos hermosos ejemplares, hasta que uno de ellos resulta muerto por acción de las heridas que el contrario le causa.

Origen de las peleas de gallos

gallos peleando, gallos de pelea, pelea de gallos, razas de gallos, razas fuertes de gallos, entrenamiento de gallos

Las peleas tienen su origen en Asia, hace ya más de 2000 años, y se cree que ya mil años antes se llevaban a cabo en la India. También en Roma se utilizaban para evidenciar valentía. Y a través de la conquista de España en 1492, se llevaron a Latinoamérica. 

La legalidad de estas peleas en los paises, depende de cada uno de ellos. En algunos como en Latinoamérica, se consideran legales, al igual que en España, en localidades como las Islas Canarias, Andalucía, siendo ilegales en el resto del país, Asia, Filipinas. Igualmente, en otros paises se consideran contra la ley debido a las  apuestas, y la crueldad animal.

Anuncios publicitarios

Usualmente, el combate tiene como escenario el reñidero, arena, ruedo, redondel, palenque y coliseo, en los cuales estas aves son colocadas y lanzadas a la pelea demostrando las mejores cualidades con sus espuelas mortales.   

Razas de gallos de pelea

Estas aves son sofisticadas y tienen un porte muy especial, presentando diferencias en el tamaño, grosor de las patas, plumaje, embestida, entre otras. Algunas de las razas de gallos de pelea son: Asiles, marañones,  españoles canaguey, entre otros. Seguidamente se le presentan algunas de las características de las razas representativas.

El Gallo Asil

Esta raza de gallo, tiene su origen en el Sur de Pakistán, es una de las más antiguas, es notado por su pugnacidad, comienzan en peleas desde muy pollos, y cuando son adultos pelean hasta su muerte.

Los asiles son por lo general muy mansos y confiados con los amos. Esta raza Asil, tiene varios tipos, algunos de los cuales son los más usados en los combates, tales como el Raza Asil del Reino Unido. Otros se nombran por la región de origen, como el Mianwali Asil de Pakistán, también pueden ser clasificados por el color, como el Asil rojo.

El Gallo Marañón

El gallo es muy solicitado por su color, tienen su origen en Colombia, de gran porte y gallardía. Se parecen a los de color rojizo solo que tienen el pecho plateado, tienen patas grandes y muy rítmicos en sus combates. Igualmente, en esta raza se tiene el marañón cenizo, que es el cruce de gallos españoles con colombianos, que le da su estampa como gallo de pelea rápido, combatiente y certero.

Gallo Kelso

Este gallo es bastante común  y muy visto en las peleas, son inteligentes, rojizos, de patas poderosas amarillas o blancas, es una raza muy conocida y apreciada por los criadores y peleadores. Se considera una raza de gallos muy completa, con fenotipos muy diversos ya que prácticamente cada criador ha hecho su propia raza.

Existen por lo tanto, unas líneas que son más buscadas para las peleas, es el caso de los retintos pies blancos, los colorados pies amarillos y los de plumaje de color amarillo con pies del mismo color. Tienen un estilo de combate muy cuidado, que está relacionado con su origen oriental. Con una amplia habilidad cortadora, velocidad liberal y estilo de combate certero.

Gallo Malaya

Se considera un gallo de gran tamaño, que proviene del Gallus Giganteus, y  tiene su origen en la Península de Malaca. Son alargados y elegantes, con cresta tipo pavo, cuello largo, que se asemeja a una culebra, un poco encorvado hacia el frente, de mucha potencia y peso.

Llegan a medir hasta 90 cms, con un plumaje muy pegado al cuerpo, de color oscuro y rojizo,  con dorso en arca y algo caído al igual que su cola. De cabeza ancha, ojos hundidos y amarillos. Sus patas son gruesas escamas y amarillas, con una espuela gruesa en curva hacia abajo.  

Hoy en día, en el oeste, los malayos se mantienen para la participación en los espectáculos de aves de corral de los criadores. No tanto como gallos de pelea propiamente dichos.

Gallo de combatiente de Indias

Es parecido al Malayo, porque su creación tiene genes del mismo, se diferencia del malayo por el plumaje variando entre blanco y rojizo, pardo, oscuro. Se utiliza más para cruce y por su carne, que como gallo de pelea. Ya que con sus genes ha contribuido a crear otras razas de gallos más combativas.  

Gallo Shamo

No se conoce exactamente el origen de este gallo que proviene del Japón, ya que, tiene características tanto del gallo malayo como de la raza sumatra, por su tamaño, porte y plumaje. Resaltando por el tamaño y alargamiento de las plumas de la cola. Tiene  gran talla y estatura, con una postura total del cuerpo levantada, cuello alargado y musculoso.

Tiene una amplia resistencia física, mucha fuerza en sus patas, y las peleas que se dan entre ellos, tienen una larga duración, notándose por los empujones que da al contrario y se cree que con sus genes a contribuido a la creación del gallo combatiente americano.

Gallo Belga de Brujas y de Lieja

Es un ave muy vistosa, de raza antigua, con gran ferocidad y ataque, de porte corpulento, caracterizándose por el gran contraste del color en su plumaje, la barbilla violácea, de ojos rojos, con un pico mediano y fuerte, cuello alargado con largas plumas.

Tiene el torso ancho, una larga cola tupida, más bien baja. Las patas son fuertes, los tarsos de azul plomo oscuro, largos. Esta raza de gallos belga está en peligro de extinción. Data de principios del siglo XIX y fue criado específicamente para la lucha de gallos.

Este gallo tiene su origen en la  ciudad de Brujas en Flandes Occidental, en el noreste de Bélgica. Es una de las tres razas belgas de gallos de pelea,  robusta, a menudo muy agresivas. Los criados para exhibición pueden mostrar menos agresividad.

Características de un Gallo de Pelea

Paises como los Estados Unidos,  ha suministrado ha suministrado una amplia variedad de aves para la industria de peleas de gallos. El gallo de pelea es un ave de premio que puede venderse por hasta cinco mil dólares.

Por lo general, se seleccionan de las razas Miner Blues, Hatch, Claret, Black, Round Head o White Hackel, entre otras razas, que son apreciados y buscados debido a su  fuerza por ​no retroceder, ni rendirse, peleando hasta morir.

El gallo de pelea se diferencia de los pollos de granja tanto en tamaño como en plumaje, al igual que en la preparación para una pelea, en la que se extraen las plumas del pecho y del vientre del ave para hacerla más estilizada y efectiva.

Por ello, las razas americanas son populares en algunos paises, donde las peleas de gallos son una tradición y un deporte legalizado. Estos gallos son idolatrados y apreciados por sus propietarios por su potencial de lucro. Por lo que, en algunas culturas, si el gallo muere en la pelea, es llevado a la casa, preparado y servido en la cena.

Entrenamiento de Gallos de Pelea

Los gallos de pelea necesitan de una preparación y entrenamiento previo para entrar en los espacios y escenarios donde se realizan los combates. El programa de estos espectáculos incluye varias peleas, en cada una de las cuales se disputan el triunfo dos gallos de raza de similares características.

Los gallos a medida que van creciendo van recibiendo entrenamiento para embestir y pelear con otros gallos. Los criadores los enfrentan con otros gallos y los van careando para que mejoren el ataque y la soltura en las patas al momento de tirar los espuelazos, para que los mismos sean rápidos y certeros.

Se topetonea  con otro para clasificarlo y saber en que club jugarlo  de alto o bajo nivel. La semana siguiente se corre 5 minutos y en la siguiente 7 minutos. Después se repecha 3 minutos y se corre para observar su progreso, quedando  en descanso para pelear en 15 días.

En el momento de la pelea a los gallos se les colocan filosas espuelas frente a los jueces y los asistentes a las peleas hacen apuestas, decidiendo por el que se considera el más fuerte y con mayor probabilidad de ganar al que como consecuencia de la pelea puede quedar muerto o en tablas.

Anuncios publicitarios